Daño colateral: sobre la guerra como artefacto y la desaparición de lo real